Saltar al contenido

Conoce los Increíbles Beneficios de la Vitamina E y Selenio

septiembre 16, 2019
Ideas para obtener vitamina E

La vitamina E y el Selenio tienen roles individuales, pero también trabajan juntos para proteger tu cuerpo del daño celular y las enfermedades crónicas. Sabes que se supone que debes obtener todas tus vitaminas y minerales todos los días, pero si eres como muchas personas, es posible que no sepas exactamente qué hacen esas vitaminas y minerales en tu cuerpo.

La vitamina E y el Selenio trabajan en sinergia para proteger las células del daño de los radicales libres. El Selenio ejerce su efecto antioxidante dentro de la propia célula, mientras que la vitamina E trabaja en las membranas celulares que encierran la célula.

Un exceso de uno de estos nutrientes ayudará para contrarrestar una deficiencia de la otra. Sin embargo, se necesita suministro ya que estos nutrientes se utilizan en el proceso de desintoxicación de los radicales libres.

Fuentes de vitamina E

La vitamina E es una vitamina que se disuelve en la grasa. Se encuentra en muchos alimentos, incluidos los aceites vegetales, cereales, carnes, pollo, huevos, frutas, verduras y aceite de germen de trigo.

También está disponible como suplemento. La vitamina E se usa para tratar la deficiencia de tal vitamina, lo cual puede ocurrir en personas que tienen ciertos trastornos genéticos y en bebés prematuros que tienen muy bajo peso.

Algunas personas usan la vitamina E para tratar y prevenir enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos, incluidos el endurecimiento de las arterías, el ataque cardíaco, el dolor de pecho, el dolor de piernas debido a la obstrucción de las arterias y la presión arterial alta.

En cuanto al Selenio, es un mineral que se encuentra en la tierra. El Selenio aparece naturalmente en el agua y en algunos alimentos. Mientras que las personas solo necesitan una cantidad muy pequeña, el Selenio juega un papel clave en el metabolismo. Este mineral ha llamado la atención debido a sus propiedades antioxidantes. Los antioxidantes protegen las células del daño.

Cuando la vitamina E y el Selenio trabajan en conjunto, protegen las células en muchas partes del cuerpo, dependiendo de los tejidos afectados.

Beneficios de la vitamina E

El papel más conocido de la vitamina E es como un antioxidante. Los antioxidantes son compuestos que ayudan a proteger el cuerpo de los radicales libres: moléculas inestables que dañan las células, los tejidos y los órganos, lo que lleva al envejecimiento y las enfermedades crónicas.

La vitamina E también ayuda a mantener fuerte el sistema inmunológico y le permite a tu cuerpo formar glóbulos rojos, que son responsables de suministrar oxígeno a tus tejidos y eliminar los productos de desecho de tu cuerpo.

Tu cuerpo también necesita la vitamina E para poder hacer uso de la vitamina K correctamente. La vitamina K es conocida como la vitamina de la coagulación porque juega un papel vital en la correcta coagulación de la sangre.

Fuentes de vitamina E

La vitamina E está compuesta de compuestos solubles en grasa de origen natural que proporcionan al cuerpo un importante antioxidante. Se han relacionado varios beneficios con la vitamina E, que se encuentra en muchos alimentos comunes, como las almendras, el aceite de germen de trigo, las avellanas, la mantequilla de maní, el maní, las semillas de girasol.

También se encuentra en algunas frutas y verduras como la espinaca, el brócoli, el Kiwi, el mango y los tomates. Igual está disponible como suplemento dietético.

Inclusive, la mayoría de los cereales secos están fortificados con vitamina E. La Junta de Alimentación y Nutrición recomienda que tanto los hombres como las mujeres adultas consuman 15 miligramos de vitamina E todos los días.

Ideas para obtener vitamina E

Beneficios del Selenio

Al igual que la vitamina E, el Selenio actúa como un antioxidante. De hecho, el Selenio es aún más efectivo como antioxidante cuando se combina con la vitamina E, según la Oficina de Suplementos Dietéticos.

El Selenio de igual modo ayuda a regular la tiroides, la pequeña glándula con forma de mariposa que controla todos los procesos metabólicos en tu cuerpo y mantiene tu sistema inmunológico funcionando correctamente. El Selenio permite que tu cuerpo produzca glóbulos blancos, que ayudan al organismo a combatir las enfermedades y las infecciones.

Fuentes de Selenio

El Selenio es una parte importante de la salud en general. Este se combina con proteína para crear selenoproteínas que han demostrado tener importantes beneficios para las células. Los alimentos de consumo usual que contienen Selenio son el atún, la carne de res, el pavo, la pechuga de pollo, el bacalao, nueces de Brasil semillas de girasol, los huevos. El requesón, el arroz integral, arroz blanco y nueces también contienen selenio.

La Junta de Alimentos y Nutrición recomienda que los adultos consuman 55 microgramos de Selenio todos los días. El contenido exacto de Selenio en los alimentos puede variar debido a que dicha cantidad va a depender directamente de la cantidad de selenio en el suelo donde haya sido cultivado el alimento.

Ideas para obtener vitamina E y Selenio de alimentos

Si bien los números y las pautas pueden hacer que parezca abrumador, consumir la cantidad correcta de vitamina E y Selenio todos los días es simple. De hecho, si lo planeas, puedes consumir cantidades adecuadas de ambos nutrientes en una sola comida. Para el desayuno, mezcla dos huevos en una cucharada de aceite de germen de trigo y colócalo sobre una rebanada pequeña de pan.

Beneficios de la vitamina E

Esta combinación proporciona 57 microgramos de Selenio y poco más de 20 miligramos de vitamina E. Si prefieres alcanzar tus objetivos de vitamina E y Selenio en el almuerzo, entonces coloca 85 gramos de atún entre dos rebanadas de pan de trigo integral y disfrútalo con 56 gramos de semillas de girasol.

Este delicioso almuerzo proporciona 90 microgramos de Selenio y 14,8 miligramos de vitamina E.

Para un bocadillo fácil que contenga 544 microgramos de Selenio 17 miligramos de vitamina E, prueba 30 gramos de nueces de Brasil secas mezcladas con 70 gramos de almendras. Esto es ideal para tus meriendas o esos momentos entre comidas en los que te da un poco de hambre, una merienda natural y nutritiva.