Saltar al contenido

¿Sabías que la Vitamina B12 es Ideal para tu Cuerpo?

marzo 14, 2019
Déficit de vitamina B12

La vitamina B12 se define como un nutriente que contribuye en la conservación del buen estado de los glóbulos de la sangre y de las neuronas. Asimismo, también cumple una gran función cuando se elabora el ADN, el cual es un elemento que se encuentra en todas las células. Igualmente, la vitamina B12 es muy útil para prevenir un determinado tipo de anemia que se le denomina como anemia megaloblástica, la cual produce cansancio y hace que las personas se sientan débiles.

Al absorción de la vitamina B12 en el cuerpo a través de la ingesta de alimentos que sean fuente de este nutriente es bastante rápida ya que solo consta de dos fases, la primera es cuando el ácido clorhídrico del estómago se encarga de separar la vitamina B12 de la proteínas en donde se encuentra la vitamina B12 en los alimentos. Posteriormente, la vitamina B12 procede a combinarse con una proteína que la produce el estómago y se llama factor intrínseco, esto contribuye a que la absorción de este nutriente sea posible.

  Importancia de la vitamina B12

Hay personas que padecen de anemia, como por ejemplo la anemia perniciosa y por lo tanto no tienen la capacidad de que su cuerpo produzca el factor intrínseco. Como resultado de esto, se les complica la absorción de la vitamina B12 proveniente de los alimentos y de los suplementos alimenticios.

La vitamina B12 también se le conoce como la vitamina de la energía por el hecho de que es la base para que el organismo sea capaz de llevar a cabo sus funciones vitales, tales como producir energía, la síntesis del ADN, la formación de mielina y la hematopoyesis. Es una vitamina muy importante para el cuerpo, sobre todo porque es necesaria para que se mantengan sanos los glóbulos de la sangre y las neuronas.

La importancia de la vitamina B12

Como se mencionó anteriormente, la vitamina B12  es esencial para que se formen los glóbulos rojos de la sangre, además de que hace sinergia con el ácido fólico para poder sintetizar el ARN y el ADN. Asimismo, contribuye en formar los glóbulos blancos de la sangre, que son los encargados de defender el organismo de diversas infecciones.

También ayuda en mantener en buen estado de salud al sistema nervioso debido a que crea la vaina de mielina y con este se aíslan los nervios y también se previene la acumulación de depósitos de exceso de colesterol en la sangre. La mielina es como una especie de capa que puede aislar y brindar protección a las terminaciones nerviosas, al mismo tiempo posibilita que éstas se comuniquen entre sí.

Tener buenos niveles de vitamina B12 en el cuerpo contribuye en la optimización del metabolismo, además de que mejora las funciones de las células y del estado anímico. Si una persona dura más de 5 años con déficit de vitamina B12, es posible que acarree graves consecuencia, inclusive hasta la posibilidad de morir.

La razón de que una persona pueda durar tanto tiempo con déficit de esta vitamina se debe a que es un nutriente que pertenece al grupo de los que se pueden disolver en el agua, pero tiene la peculiaridad de que el organismo no lo expulsa mediante la orina. Por consiguiente, el hígado, los riñones y otros órganos se encargan de almacenar a la vitamina B12 para luego usarla. Por ende, el cuerpo tiene reservas de este nutriente para cierto lapso de tiempo en caso de que no reciba las cantidades adecuadas del mismo.

Déficit de vitamina B12

Fuentes de la vitamina B12

  • Vísceras: Por lo general las mejores fuentes de vitamina B12 son de origen animal, y entre estas la de mejor calidad son las vísceras de los distintos animales tales como el hígado de cerdo (40 microgramos de vitamina B12 por cada 100 gramos), el riñón de cordero (55 microgramos de vitamina B12 por cada 100 gramos), el hígado de ternera (80 microgramos de vitamina B12 por cada 100 gramos).
  • Mariscos y pescados: Los mariscos y diversos pescados, especialmente el pescado azul, son excelentes fuentes de vitamina B12. Asimismo, estos alimentos no solo aportan este nutriente sino que también te brindan grasas de buena calidad y son muy saludables. Entre estos se encuentran las almejas (100 microgramos de vitamina B12 por cada 100 gramos), la caballa (19 microgramos de vitamina B12 por cada 100 gramos), la sardina (9 microgramos de vitamina B12 por cada 100 gramos), el arenque (8 microgramos de vitamina B12 por cada 100 gramos), el salmón (4 microgramos de vitamina B12 por cada 100 gramos).
  • Productos lácteos y huevos: Esto es ideal para quienes son vegetarianos, sin embargo la mejor opción es tomar suplementos de vitamina B12 ya que así la persona se asegura de que está consumiendo la cantidad correcta. Los lácteos y los huevos no aportan tanta cantidad como las otras fuentes mencionadas anteriormente; entre los mejores alimentos de este tipo se encuentran: queso suizo (3 microgramos de vitamina B12 por cada 100 gramos), queso parmesano (2 microgramos de vitamina B12 por cada 100 gramos, huevos (específicamente la yema de los huevos posee 2 microgramos de vitamina B12 por cada 100 gramos).

¿Qué sucede cuando hay déficit de vitamina B12?

Cuando una persona tiene deficiencia de vitamina B12, suele sentirse cansada, débil, constipada, con poco apetito e inclusive hasta sufrir de anemia megaloblástica. Asimismo, es muy probable que se presenten otros problemas a nivel neurológico tales como hormigueo y adormecimiento de las extremidades, específicamente en las manos y en los pies. Otras afecciones características del déficit de vitamina B12 son la depresión, problemas para mantener el equilibrio, fallas en la memoria, demencia, inflamación de la lengua y/o de la boca.

Fuentes de la vitamina B12

El déficit de este nutriente puede inclusive deteriorar al sistema nervioso hasta en personas que no sufren de anemia. Por lo tanto, es de suma importancia que cuando se tiene déficit de vitamina B12 tratarlo lo más rápido posible. En el caso de los bebés, cuando ellos tienen deficiencia de vitamina B12 suelen tener retraso en su proceso de crecimiento, problemas motrices y anemia megaloblástica.