Saltar al contenido

Recuperación: Autotratamiento para atletas

noviembre 16, 2017
consejos-recuperacion-atletas-deportistas

¿Cuales son los métodos mas recomendados para la recuperación de un atleta?

La mayor parte de la gente piensa que la medicina deportiva es un dominio exclusivo de los médicos ortopédicos. Sin embargo, más del 90% de los tratamientos de las lesiones deportivas son efectuados por los propios atletas dañados. Y así debe ser, siempre que sus esfuerzos se basen en una información auténtica y orientada hacia la seguridad Vamos a fijarnos en alguna de las cosas que puede hacer un atleta para mantenerse sano o regresar de una lesión. Las siguientes modalidades terapéuticas se utilizan en la prevención y el tratamiento de las lesiones atléticas comunes y problemas anejos. Muchas también pueden jugar un papel importante en la potenciación de la recuperación después de las sesiones de entrenamiento, lo que es obvio que conduce a la mejora del rendimiento. Estas técnicas pueden ser aplicadas sin peligro por entrenadores y preparadores e incluso por los propios atletas, pero hay que hacerlo en el momento adecuado y de la manera idónea. Los métodos terapéuticos que son el dominio del especialista en medicina deportiva o el fisioterapeuta se anotan separadamente.

1) CRIOTERAPIA

La aplicación de frío (normalmente en forma de hielo o “hielo químico) a los tejidos corporales con el propósito de aliviar el dolor y reducir la hinchazón (vía vasodilatación) El hielo debe aplicarse inmediatamente después de haber sufrido una lesión grave como una torcedura. Muchos atletas también se ponen hielo en las articulaciones después de haber entrenado duro o participado en competiciones con el fin de acelerar la recuperación. El uso típico incluye aplicaciones cada hora de 10 a 15 minutos de duración. El hielo es simple, muy barato y efectivo.

2) TERAPIA DE CALOR

Las cataplasmas de calor o las duchas calientes son mejores cuando se siguen con hielo porque el calor solo produce hinchazón estática. Dejar una cataplasma calientes toda la noche es el peor tratamiento posible: crea edema estático. Nunca uséis el calor antes de que hayan pasado de 48 a 72 horas de una lesión, y entonces sólo durante 10 a 15 minutos unidos a un estiramiento activo de ese grupo muscular, seguidos de 10 a 15 minutos de hielo y estiramientos de la zona afectada. las duchas calientes son muy buenas durante la mañana y después de los entrenamientos para llevar agua hacia los tejidos, pero el agua debe ir enfriándose poco a poco con el fin de disipar cualquier inflamación causada por el calor.

3) CRIOCINÉTICA

Para la espalda baja y la recuperación de la pierna: inmediatamente después de abandonar la ducha, acostados sobre el suelo con los pies colocados sobre un banco y poned una bolsa de hielo bajo la zona lumbar. Para mejorar el efecto del hielo, estirar la columna vertebral mientras estáis encima de la bolsa y efectuar flexiones laterales -con cuidado- alternadas cOn tirones de las rOdillas hacia el pecho. La movilización de la espina dorsal de esa manera contrarrestar cualquier efecto de rigidez producido por el hielo en la espalda.

La terapia de la criocinética es muy beneficiosa para reducir los tejidos contraídos o rígidos a la vez que hace eliminar los subproductos metabólicos inducidos por el entrenamiento. Deben pasarse con el hielo un mínimo de 15 minutos pero nunca más de 20. El tratamiento es más efectivo cuando se hace inmediatamente después de las duchas de contraste. (Ver hidroterapia).

4) ELEVACIÓN DE PIERNAS

Utilizada para revertir la presión hidrostática o columnar después de haber pasado un largo día de pie o entrenando. La elevación de piernas es particularmente efectiva antes de entrenar, y los efectos se mejoran un mínimo del doble cuando se combina con la crioterapia sobre las rodillas. Para mayor efectividad, elevar las piernas durante unos 20 minutos, manteniéndose perpendiculares al suelo mientras nos mantenemos apoyados sobre la espalda.

5) HIDROTERAPIA

El uso del agua como medio terapéutico y recuperador. Las formas más COmunes SOn:

    • Quiropráctica. O Fisioterapia. O Reeducación neuromuscular. o Acupuntura/Digitopresura. “Rolfing”. o Terapia de masajes. o “Tragering”. O Técnica de Alexander. O Duchas de contraste. Se hacen inmediatamente después del entrenamiento para exponer el músculo trabajado a golpes alternos de agua fría y caliente. Deben ser confortablemente calientes durante 2 ó 3 minutos, seguidas por un par de minutos de agua progresivamente más fría hasta llegar al punto en que ya resulta casi molesta. Este procedimiento se repite de 4 a 6 ciclos. Como el agua caliente es un vasodilatador y el agua fría un vasoconstrictor, el efecto neto de las duchas de contraste es la mejoría notable de la circulación en las áreas afectadas.La efectividad de las duchas de contraste se incrementa de forma notoria cuando se combinan con los estiramientos. LOS diversos estiramientos de torso, incluyendo las torsiones laterales y la flexión y extensión -aparte de los estiramientos de pectoral, cuádriceps, femoral, después de trabajar estos músculos durante cada uno de los ciclos de contraste. Se deben utilizar unos adhesivos para el suelo con el fin de favorecer la seguridad.
      • Baños de contraste. Se aplican de la misma manera y con idéntico propósito que las duchas de contraste. Sin embargo, los baños de contraste son más convenientes para uso localizado (como en el tratamiento de una extremidad en lugar de todo el cuerpo).
      • Yacuzzi. Mejora la circulación y produce un efecto relajante. Puede usarse para propósitos generales o localizados. La temperatura del agua debe estar alrededor de 39 grados centígrados. Hay que limitar el tiempo de inmersión a un máximo de 15 minutos. Evitad este tipo de baño si tenéis inflamada alguna articulación.

      MODALIDADES PARA PROFESIONALES

      Los profesionales de la medicina deportiva usan y recomiendan las terapias que acabamos de describir. Adicionalmente, algunos tratamientos requieren ser administrados por profesionales o el uso de equipo especializado. Entre ellos están:

       

      DIATERMIA

      Una modalidad terapéutica profesional, calor de alta frecuencia que penetra más profunda y efectivamente en los tejidos lesionados que otras formas de terapia de calor. La diatermia llega hasta 3 a 7 centímetros en el interior de los tejidos lesionados e incrementa la vasodilatación, imprescindible para transportar nutrientes hacia los tejidos lesionados y expulsar los subproductos metabólicos. A diferencia de otras formas de terapia de calor, el calor circulante de la diatermia no produce hinchazón estática en el punto del tratamiento. Nota: todas las formas de terapia de calor deben seguirse por crioterapia!.

      ELECTROESTIMULACION

      Su uso típico precisa de unos electrodos que crean una contracción de la musculatura adyacente, reduciendo el edema mediante la expulsión del fluido del tejido afectado. Una aplicación singular (pero un método muy efectivo de reducir el edema) cuyos pioneros fueron los Países del Este y que implica la colocación de los electrodos directamente sobre la articulación y no sobre los músculos. Durante sesiones de 10 a 15 minutos de duración, se aplican estimulaciones intermitentes Oscilantes entre moderadas e intensas. Este tipo de estimulación transarticular es más efectiva cuando se efectúa inmediatamente después de la diatermia y se sigue de la crioterapia y de la elevación.

      ULTRASONIDOS

      Ondas de sonido de alta frecuencia que oscilan para penetrar en el tejido muscular de 3 a 6 centímetros. Los ultrasonidos liberan o quiebran el tejido denso y cicatrizado, las adherencias fibrosas debidas a lesiones. Su uso es frecuente en gran parte de los problemas sufridos por los músculos esqueléticos.

      BUSCANDO ASISTENCIA PROFESIONAL

      Hay muchas formas de terapia disponibles para los atletas, incluyendo aquellas de “trabajo con el cuerpo”, que resultan de un costo moderado y son muy recomendables. Las formas más comunes de este tipo de asistencia son: