Saltar al contenido

Plantillas deportivas para mejorar el rendimiento competitivo

enero 7, 2015
Plantillas deportivas para mejorar el rendimiento competitivo

Hoy vamos a tratar un tema de especial actualidad en el mundo del entrenamiento deportivo, el uso de plantillas deportivas para mejorar el rendimiento deportivo.

Sin duda, contar con los mejores materiales y sobre todo con materiales adaptados específicamente a nuestras necesidades deportivas pueden suponer la diferencia entre el éxito o el fracaso en la alta competición.

Sin embargo, todos los deportistas sea cual sea nuestro nivel podemos beneficiarnos de la personalización de nuestros materiales para entrenar. Por ejemplo el uso correcto de plantillas deportivas además de mejorar nuestro rendimiento va a ayudarnos a evitar las temidas lesiones.

Lo cierto es que muchos tipos de lesiones podrían haberse evitado con el uso de unas buenas plantillas, pero siguen hoy en día siguen siendo las grandes olvidadas del equipamiento deportivo y, en general, del cuidado de la salud del pie. Algo que entre deportistas no debe ser tomado a la ligera.

Todos los días en las consultas de los podólogos entran corredores populares (y otro tipo de atletas) aquejados de alguna dolencia o pequeña lesión, en ocasiones debido al uso inadecuado de unas zapatillas de correr poco recomendadas para su tipo de pisada. Algo que con unas buenas plantillas podría haberse evitado en la mayoría de las ocasiones.

Este tipo de lesiones normalmente suelen se provocadas por el incremento brusco de actividad deportiva. La intensidad de las series, al abuso de superficies duras, al cambio brusco de superficie de entrenamiento, al uso de calzado inadecuado y, sobre todo, por alteraciones en cuanto a la estructura del aparato locomotor y más concretamente del pie.

A continuación citamos algunas de las múltiples alteraciones del aparato locomotor de un corredor que pueden ser tratadas con el uso de unas buenas plantillas: tener la bóveda plantar aumentada o disminuida, la alineación del talón en valgo, o en varo, la alineación de las rodillas en X o el desgaste desigual o exagerado de la suela de la zapatilla, entre otros. Pueden ser corregidos mediante un buen estudio biomecánico de la pisada.

Más información en esta web: www.biomotionlab.es