Saltar al contenido

La dieta del grupo sanguíneo ¿Mito o realidad?

mayo 22, 2014

Cada año aparecen diferentes y peculiares dietas que prometen rápidas pérdidas de peso. No es el caso de la dieta del grupo sanguíneo que se basa más en determinar que alimentos nos sientan bien o cuales fomentan la acumulación de grasas dependiendo del grupo sanguíneo que tengamos.

 

Algunos ejemplos:

Los derivados del trigo y los productos lácteos son fuente de obesidad y otros trastornos en las personas del grupo O, sin embargo las carnes son saludables para estos individuos.

La leche y sus derivados son bien metabolizados por individuos delgrupo B

Los cereales y los vegetales son buenos aliados para los del grupo A

Los plátanos, el coco, los mangos y las naranjas suelen ser indigestos para los individuos del grupo AB.

Todo esto viene regulado por las lectinas (proteínas) que van a permitir que nuestro sistema inmunitario actúe o no frente a los alimentos,permitiendo o rechazando su paso. Pero además las lectinas hay que tener  en cuenta que cada grupo sanguíneo reacciona de distinta manera a los alimentos porque está adaptado  a las condiciones alimentarias que regían en el época en que apareció sobre la faz de la tierra.

Hay una lista de alimentos para cada grupo sanguineo recomendable, aunque deja margen para que cada uno experimente si ese alimento en concreto le sienta bien o no, hay que hacer caso a lo que nos indica el organismo, y como siempre no convertir ningún alimento en dañino aplicable a todo el mundo.

Por ejemplo: si tu sabes que tu amiga es vegetariana y del grupo O no puedes decir que esta cometiendo un grave error porque tiene que comer carne, que es lo que le sienta bien…….. Cada uno sabe, si en algún momento ha prestado un poco de atención a su organismo, que alimento le sienta mejor porque hace unas digestiones estupendas o por el contrario, otro es como si le dieran “una patada en el estómago”. Tienes una dieta de una semana con propuestas para cada grupo, pero siempre con margen de error, que esto está muy bien para que no se convierta una vez más en motivo de ansiedad por cumplir o no todo lo que te dicen.

Sin embargo recientemente investigadores de la Universidad de Toronto han encontrado que la teoría detrás de esta dieta que afirma que las necesidades nutricionales de un individuo varían según el tipo de sangre no es válida.

“En base a los datos de 1455 participantes en el estudio, no se encontraron pruebas para apoyar la teoría de la dieta del grupo sanguíneo, según el autor principal del estudio, el Dr. Ahmed El-Sohemy. Según este estudio: “La forma en que un individuo responde a cualquiera de estas dietas no tiene absolutamente nada que ver con su tipo de sangre y tiene todo que ver con su capacidad de adherirse a un vegetariano sensible o dieta baja en hidratos de carbono”, dijo El-Sohemy.