Saltar al contenido

La cafeína incrementa la capacidad del entrenamiento

noviembre 6, 2017
cafeína-entrenamiento-gimnasio

¿Puede la cafeína aumentar la intensidad del entrenamiento?

Últimas investigaciones han demostrado que la ingestión de cafeína puede incrementar la capacidad de trabajo de dos formas, Primero, el estimulante puede alterar las percepciones personales respecto al grado de esfuerzo efectuado, y segundo, puede resultar efectiva para incrementar la fuerza personal durante los entrenamientos La Cafeína es una elección popular para aquellos que buscan una manera relativamente inocua y efectiva de conseguir mayor vigor. Todo el mundo, desde el atleta hasta el hombre de negocios, desea recibir ese impulso extra que proporciona la cafeína. De hecho, el uso de cafeína entre los atletas ha alcanzado proporciones tan epidémicas que el Comité Olímpico Internacional ha tenido que regular su utilización, dando como resultado que 12mg/mL de cafeína o aproximadamente de 6 a 8 tazas de café pueden dar positivo en la prueba antidopaje. Pero, aparte de los beneficios reconocidos de incremento de energía, ¿qué podemos esperar del uso de la cafeína como parte de un entrenamiento?.

Aunque los efectos de la cafeína han sido investigados muy extensamente, no se había hecho mucho respecto a cómo podría alterar el rendimiento personal mientras la percepción del esfuerzo permanece constante. Un reciente estudio publicado en el International Journal of Sport Nutrition intentó conocer mejor ese asunto. Los investigadores reclutaron a 10 corredores competitivos y aficionados y a triatletas de competición para que completaron seis pruebas de ejercicio sobre una bicicleta que permitía alterar la resistencia al tiempo que el esfuerzo se mantenía constante. Una hora antes de pasar la prueba, la mitad de los participantes recibió 6 mg de cafeína por cada kilo de peso corporal, mientras que el grupo del placebo tomó glucosa.

Después, los sujetos tuvieron que utilizar la bicicleta a diferentes tasas de percepción de fatiga. Esta se midió usando la escala Borg Ratings de Percepción de Esfuerzo, que cuantifica el esfuerzo personal sobre una escala de 1 a 21. Cada persona llevó la bicicleta ligeramente durante 10 minutos, algo más fuerte durante otros 10 y 10 minutos prácticamente a su tope.

Una computadora unida a la máquina recordó el trabajo de cada persona basándose en la fuerza aplicada a los pedales. Los resultados del estudio indicaron que aunque la percepción del esfuerzo era constante, el trabajo del grupo experimental fue significativamente superior que el del grupo de control. Esencialmente, si tú tomabas algo de café antes de entrenar, eras capaz de entrenar con mayor dureza de la pensada. Pero, hablando en términos culturistas, ¿qué podemos decir de los efectos de la cafeína respecto a la fuerza máxima?.

Eso es exactamente lo que los investigadores de la Appalachian State University, en Boone, Carolina del Norte, quisieron descubrir. Para ello reclutaron a 10 universitarios del sexo masculino, con 11,9% de promedio de grasa, peso corporal entre 83 y 93 kilos y capacidad para hacer sentadilla con un mínimo de un 130% de su peso corporal. Cada individuo fue probado dos veces, separadas siete días, en una repetición máxima de sentadilla. La mitad de los participantes recibieron 8 miligramos de cafeína por kilo de peso corporal una hora antes de entrenar. El resto de los sujetos tomó un placebo Aparte de las pruebas para comprobar los incrementos de fuerza, los investigadores también observaron las modificaciones en latidos cardíacos y presión arterial.

Los resultados demostraron que las personas que tomaron cafeína aumentaron su sentadilla tanto como en 6 kilos, y no padecieron cambios significativos en latidos cardíacos y presión arterial. Basándose en estos descubrimientos, podemos concluir que la cafeína ayuda ciertamente a permitir que una persona entrene más duro. Como ya sabemos, entrenar más duro y con mayor peso, disponiendo de las cantidades adecuadas de recuperación, produce ganancias superiores. Así que, adelante!: tomamos una taza de café antes de entrenar, pero tened cuidado de no excedernos. Si usáis Consecuentemente esta bebida, podéis terminar desarrollando una tolerancia hacia ella y acabar por no disfrutar de los mismos efectos anteriores. No aumente automáticamente vuestras dosis: el exceso de cafeína ha demostrado producir algunos efectos negativos.