Saltar al contenido

¿Sabes Qué es la L-Valina y Cuáles Son sus Usos?

julio 14, 2019
Cuáles son los usos de la L-Valina

¿Sabes qué es la L-Valina? La asimilación de las proteínas en el cuerpo es posible a través de los aminoácidos. El organismo tiene la capacidad de distinguir veinte aminoácidos en total, y en este caso se va a hace énfasis en la L-Valina, que es un tipo de aminoácido fundamental para ese proceso de asimilar las proteínas; además es un aminoácido esencial, esto significa que el cuerpo no lo puede generar por su propia cuenta y solo es posible obtenerlo mediante la alimentación u suplementos.

La L-Valina, en compañía de la isoleucina y la leucina conforman al grupo de los aminoácidos ramificados, también conocidos como BCAAs; y son los únicos aminoácidos que utilizan los músculos como combustible, por esto es que los niveles de BCAAs reducen luego de hacer actividad física.

Este aminoácido juega un papel muy importante a la hora de formas los tejidos musculares, e igualmente forma parte del metabolismo de los músculos, contribuye en el control del nitrógeno positivo y ayuda en la reparación de los tejidos. La valina se puede consumir para que se produzca energía por parte de los músculos cuando se está realizando actividad física.

  Alimentos fuente de L-Valina

También la valina ejerce una función en la síntesis de determinados opiáceos endógenos, brinda protección al sistema nervioso, contribuye a mantener la salud mental, ayuda a dormir mejor y equilibra los niveles de azúcar en la sangre.

Las funciones de la L-Valina

La L-valina tiene muchas propiedades, pero la más importante de estas es que tiene un papel elemental cuando se trata de producir energía en el cuerpo humano. Este aminoácido es uno de los elementos que componen a los músculos y es utilizado cuando se realiza ejercicio.

Entre las funciones de las L-valina, se encuentra que controla el balance del nitrógeno positivo, teniendo en cuenta que el proceso regenerativo de los músculos es totalmente dependiente de esto. Por esto, es que este aminoácido es tan importante en el organismo, ya que con él es posible la reparación de las fibras de los músculos, y de manera generalizada del soporte vital por completo. Igualmente, también se hallan otras funciones de la L-valina, tales como:

  • Activa la creación de tejidos nuevos (regenera los tejidos).
  • Estimula la segregación de insulina.
  • Es uno de los elementos principales cuando se regenera la energía para los músculos.
  • Aumenta la cantidad de bilis que se produce con el fin de brindar protección al hígado y a la vesícula biliar.
  • Optimiza la absorción de glucosa de las células.
  • Equilibra los niveles de azúcar en la sangre cuando se está haciendo actividad física.
  • Previene el catabolismo de los músculos y que se degraden los músculos.

Alimentos fuente de L-Valina

  • Leche.
  • Yogurt.
  • Queso.
  • Carne.
  • Requesón.
  • Pescado.
  • Chocolate.
  • Huevos.
  • Jengibre.
  • Jalea real.
  • Maca andina.
  • Especia con sabor suave.
  • Semillas de sésamo.
  • Semillas de durazno.
  • Frutos rojos.
  • Espirulina.
  • Camu camu.
  • Plátano.

Dosificación de la L-Valina

Cabe destacar lo excelentes que son las frutas como fuente de valina, sobre todo cuando se trata del plátano que tiene grandes cantidades de este aminoácido; y como si fuera poco también aporta vitaminas, minerales y potasio. Por ende, se recomienda que el plátano esté presente en tu alimentación diaria o por lo menos todos los días que sean posibles.

Asimismo, las claras de huevo son excelentes fuentes de proteínas, es decir, contienen una cantidad considerable de aminoácidos.

Además del plátano y los huevos, se recomienda una alimentación balanceada en donde estén presentes los distintos alimentos nombrados en la lista anterior para que así recibas las cantidades adecuadas de L-valina.

La dosificación de la L-Valina

Son diversos organismos reconocidos a nivel mundial, establecieron la cantidad correcta de consumo diario de L-Valina con la cual podrás tener niveles controlados de este aminoácido (ni muy altos ni muy bajos), y por consiguiente la dosis que se recomienda es de 10 miligramos por cada kilo de peso del cuerpo (esto se aplica en todas las personas).

Esta es la dosis que se considera como correcta para controlar el sistema digestivo y el sistema nervioso, con la finalidad de evitar algún tipo de desorden futuramente. Igualmente, conviene saber que el cuerpo tiene mucha sensibilidad ante los cambios repentinos en la alimentación, por esto cuando la persona se excede en la dosis de la L-Valina es muy probable a que conlleve a consecuencias tales como la intoxicación que se manifiesta con diarrea, malestar general, vómitos, etc.

Asimismo, hay síntomas que pueden presentarse en afecciones de la piel, como inflamación o comezón, y también en desordenes del sistema nervioso. Otro dato a tener en cuenta es que las cantidad excesivas de L-Valina puede causan daños en el hígado. Por esto es de suma importancia que primeramente acudas a donde un especialista para que te aclare toda duda que puedas llegar a tener sobre este aminoácido.

Cuáles son los usos de la L-Valina

¿Cuáles son los usos de la L-Valina?

Este aminoácido es muy utilizado por las personas que hacen ejercicio ya que entre las funciones de la L-valina está la de incrementar la masa muscular, lo que es posible ya que incrementa el volumen de los tejidos y fomenta el crecimiento de la masa muscular. Es fundamental para que se regeneren y se recuperen los músculos luego de que estos hayan sido expuestos a la actividad física.

Además, también se necesita de la L-valina para lograr que se cicatricen correctamente las heridas; igualmente previene el daño hepático que otros aminoácidos pueden llegar a ocasionar, contribuye a que haya un equilibrio en los niveles de azúcar en la sangre y tiene un rol muy importante en la salud mental.

Dado a que el cuerpo tiende a concentrar la L-Valina en los tejidos musculares, esto hace que sea de mucha ayuda para los músculos luego de que estos hayan sido ejercitados físicamente por la realización de ejercicio o de actividad física. Igualmente, es elemental para cicatrizar las heridas y por supuesto en el crecimiento de los tejidos nuevos. En sí, podría decirse que la L-valina es necesaria para el desarrollo y el crecimiento del cuerpo humano.