Saltar al contenido

¿Qué es la L-Prolina y Para Qué se Utiliza?

agosto 15, 2019
Cómo aumentar los niveles de L-Prolina

La L-Prolina, también conocida como Prolina, es un aminoácido. No es esencial porque puede ser sintetizada por el cuerpo a través de la descomposición del L-Glutamato, otro aminoácido. La proteína se descompone en aminoácidos, o en bloques.

Si consumes una cantidad adecuada de proteínas en tu alimentación, tu cuerpo tendrá la cantidad adecuada de aminoácidos que necesitas para producir L-Prolina, un importante compuesto responsable de la reparación de tejidos, la formación de colágeno, la prevención de arteriosclerosis y el mantenimiento de la presión arterial.

Incluso si actualmente no se utiliza un criterio estándar para diagnosticar ‘deficiencia de prolina’, ciertas personas definitivamente pueden beneficiarse de consumir más aminoácidos.

El cuerpo produce un poco de su propia prolina, además de la que se encuentra en los alimentos con ‘proteínas completas’, pero tu necesidad de aminoácidos, como es en el caso de la L-Prolina, aumenta a medida que envejeces o si experimentas ciertos problemas de salud.

 Por qué tomar L-Prolina

La L-Prolina es un aminoácido de origen natural que tu cuerpo produce por su propia cuenta, aunque lo puede tomar también en suplementos para contrarrestar las arterias que están obstruidas y disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Además, este aminoácido también puede ayudar a tu cuerpo a construir colágeno, que es un tejido estructural primario en el tejido conectivo; cabe mencionar que el colágeno es la principal proteína de protección de la piel, tendones, los huesos y los tejidos conectivos además de que también promueve su salud y curación. Los suplementos de L-Prolina no tienen efectos secundarios conocidos.

La L-Prolina es el único de los 20 aminoácidos codificados en el ADN que tiene un grupo amino alfa secundario al grupo carboxilo. Además de contribuir en el mantenimiento de las articulaciones y tendones, también ayudar a mantener y fortalecer los músculos del corazón.

¿Por qué tomar L-Prolina?

Tu cuerpo ya produce suficiente aminoácido de L-Prolina, por lo que parece innecesario tomarlo de manera suplementaria. Sin embargo, al tener una gran cantidad de este aminoácido, un componente de proteína en tu sistema, puedes mejorar la salud de tus articulaciones, la apariencia de tu piel y la solidez de tu sistema inmunológico.

La L-Prolina se puede obtener fácilmente de la carne, productos lácteos y huevos: Si tu dieta es baja en estas fuentes de proteínas, puedes tener problemas para producir niveles óptimos de este aminoácido. Algunas personas también tienen un problema al metabolizarlo.

Igualmente, las personas que tienen en mal estado de salud a su piel, curación lenta, dolor en las articulaciones, problemas gastrointestinales y un alto riesgo de enfermedad cardíaca; pueden beneficiarse al consumir más cantidad de este maravilloso aminoácido.

Cómo aumentar los niveles de L-Prolina

No obstante, hoy en día aún faltan investigaciones que apoyen el uso de suplementos de L-Prolina para mejorar el estado de la piel y la vitalidad de las articulaciones.

Aun así, se sugiere que los suplementos podrían ayudar con la tensión de los tejidos blandos, la cicatrización de heridas, las articulaciones hipomóviles y la flacidez de la piel asociada con el envejecimiento. Lo recomendable es que tomes entre 500 a 1000 miligramos de L-Prolina diario, junto con suplementos de vitamina C.

¿Cómo aumentar los niveles de L-Prolina sin suplementos?

Si deseas aumentar tu consumo de L-Prolina, considera aumentar tus fuentes dietéticas de este aminoácido en lugar de tomar un suplemento. El queso crema, el requesón, la ternera, el cordero, el pollo, el pescado y la gelatina son todas fuentes de L-Prolina.

El caldo de huesos, hecho de estofado de huesos de animales y vegetales durante horas, también contiene cantidades significativas de L-Prolina junto con otros nutrientes valiosos.

Aunque, todo en exceso es malo, y demasiada L-Prolina puede darte una ingesta elevada de aminoácidos. Esto hace que tu cuerpo genere residuos de proteínas que deben ser expulsados por el hígado y, especialmente, los riñones, lo que ejerce mucha presión sobre estos órganos.

La mayoría de las personas pueden manejar los aminoácidos adicionales, pero si tienes una enfermedad hepática o renal, consulta con tu médico antes de agregar cualquier aminoácido suplementario a tu dieta.

Los beneficios de la L-Prolina

  • Ayuda a reparar heridas y reparar la piel: Una de las funciones principal de la L-Prolina es ayudar a reparar los daños en la piel, como heridas, incisiones y quemaduras. Contribuye en la tres fases de la ‘cascada de curación de heridas’, ya que estimula la migración celular y ayuda al desarrollo de tejidos nuevos. Los estudios han encontrado que durante las fases tempranas de cicatrización, los niveles de L-Prolina en el fluido del a herida son al menos un 50% más altos que los niveles en plasma, lo que sugiere una importación activa de L-Prolina en el lugar de la herida.
  • Apoya la salud digestiva: La proteína de colágeno se ha convertido en uno de los mejores suplementos para mejorar la salud intestinal, tratar el síndrome del intestino permeable y, por lo tanto, respaldar la función general del sistema inmunológico. Los aminoácidos que se encuentran en el colágeno pueden ayudar a fortalecer los tejidos que recubren el tracto digestivo, lo cual es beneficioso para la absorción de nutrientes y para prevenir respuestas autoinmunes.

Beneficios de la L-Prolina

  • Ayuda a prevenir el dolor articular: Una de las razones por las que el envejecimiento a menudo se asocia con el aumento del dolor en las articulaciones es que a partir de los 30 años, comenzamos a producir menos colágeno. El colágeno es necesario para la salud física y mental en general, ya que literalmente ayuda a mantener el cuerpo unido y es necesario para conservar la fuerza y la flexibilidad del tejido conectivo. La pérdida de colágeno también puede acelerarse debido a una dieta, estilo de vida y hábitos pocos saludables, porque estos conducen a niveles más altos de inflamación, estrés oxidativo, desequilibrios hormonales y deficiencias de nutrientes.
  • Contribuye en el sistema cardiovascular: La L-Prolina puede ayudar a proteger el corazón y las paredes arteriales, como evitar que la grasa se acumule en el torrente sanguíneo y controlar la presión arterial. Los aminoácidos son necesarios para formar el tejido que construye los vasos sanguíneos/arterias. Adquirir más de los aminoácidos que forman el colágeno puede ser beneficioso para reducir el riesgo de arteriosclerosis (engrosamiento o endurecimiento de las arterias).
  • Conserva la salud del metabolismo y combate la inflamación: La L-Prolina desempeña un papel beneficioso en las funciones metabólicas y la síntesis de otros compuestos. Actúa como una molécula de señalización y un sensor del estado de energía celular. Puede ayudar a modular las funciones mitocondriales, influir en la proliferación celular o la muerte celular, y desencadenar la expresión génica específica, que son todas las razones por las que se ha demostrado que es esencial que las plantas se recuperen del estrés ambiental.