Saltar al contenido

¿Por qué hacer ejercicio es tan importante?

octubre 27, 2017
beneficios-ejercicios

Vamos a analizar ahora la práctica. Vamos a demostrar que puedes quemar más calorías entrenando más rápido, más duro y mejor.

En un estudio realizado en la Universidad de Texas, se demostró que en un grupo de ciclistas que se encontraban en una forma moderada, cuando entrenaban en un 65% de sus pulsaciones cardíacas máximas, quemaban aproximadamente 220 calorías durante 30 minutos, mientras que a una intensidad del 85%, el costo calórico era de 330 calorías.

Si solo dispones de 30 minutos para entrenar y quieres perder peso e incrementar tu “fitness lo ideal es que” entrenes a un 80% de tu intensidad, una intensidad que un individuo entrenado es capaz de mantener durante esos 30 minutos. Si entrenas 15 minutos más (es decir, 45 minutos) al 65%, quemarás las mismas calorías que los 30 minutos al 80%.

Si no eres una persona entrenada, lo ideal es que entrenes durante unos minutos al 80% de intensidad, disminuyas dicha intensidad y luego vuelvas al 80%, es decir, que vayas haciendo picos de intensidades, siempre controlando tus pulsaciones mediante un monitor.

De cualquier modo, recuerda que si tu objetivo es mantener la salud, entrenar a cualquier intensidad siempre será beneficioso

EL ENTRENAMIENTO DE ALTA INTENSIDAD TE AYUDA A COMER MEJOR

Según un estudio realizado en la Universidad de Virginia, el entrenamiento de alta intensidad, no solo mejora la composición corporal, sino que conduce al atleta a alimentarse mejor.

Los investigadores estudiaron los efectos del ejercicio de alta intensidad sobre la composición corporal y la pérdida de peso, y en como la intensidad del ejercicio puede o no puede afectar a la composición de la dieta y la ingesta calórica. Para ello, se analizaron 15 mujeres sanas pero inactivas, de edades comprendidas entre 18-34 años, y se dividieron en dos grupos: un grupo A de 45 minutos de alta intensidad y otro grupo 8 de 45 minutos de baja intensidad, en sesiones de 4 días por semana. Para equilibrar mejor ambos grupos, y para asegurarse que ambos grupos realizaban cantidades similares de trabajo, el grupo S tenía un nivel ligeramente mayor de V02 máximo (máxima habilidad para consumir oxígeno) que el grupo A. En otras palabras, tenían· una capacidad aeróbica superior. Esto significa que la intensidad del entrenamiento (fuera alto o bajo) dependía de la propia capacidad Él róbica del individuo. Se fue analizando diariamente la ingesta alimenticia de cada persona.

El grupo de máxima intensidad (A), redujo su porcentaje de tejido adiposo, pero no su peso corporal, e incrementaron su V02max.

El grupo de baja intensidad (8), no experimentó muchos cambios.

Respecto a la alimentación, los investigadores concluyeron que ningún grupo incremento su masa muscular como respuesta a su aumento de nivel de actividad. Una observación más directa reveló que el grupo A (de alta intensidad) disminuyó su ingesta de grasas saturadas y colesterol. De nuevo, en el grupo B no mostró cambios de hábitos.

EL ENTRENAMIENTO CON PESAS

El entrenamiento con pesas no tiene por qué sustituir a otros deportes como el ciclismo, la natación o hacer footing pero puede añadir un sinfín de beneficios. Levantar pesas te va a ayudar a incrementar y/o mantener tu masa muscular magra. Además, va a hacer que te veas mejor y con una mayor firmeza de tejidos. Ya que la célula muscular quema más calorías que el propio adiporsito, cuanto más musculatura presentes, más calorías quemarás. Por tanto, aunque realices un entrenamiento cardiovascular adecuado, te recomiendo que incorpores a tu sesión de entrenamiento unos 30 minutos de pesas. Al añadir músculo, tu metabolismo se estimulará.

Hay también numerosos estudios que demuestran que los grandes beneficios de las pesas sobre el corazón, incluyendo el aumento del colesterol bueno o HDL. Si, como lo estáis escuchando yeso se contradice con la ‘eterna creencia popular de que solamente el ejercicio cardiovascular favorece el funcionamiento del corazón.

Para aquellas personas que nunca han entrenado con pesas, queremos dejar claro que nadie pretende que os convirtáis en atletas de levantamiento de pesos pesados, y en el caso de las mujeres tampoco pretendemos que os convirtáis en Arnold Schwartzenegger (entre otras cosas porque vuestras hormonas no lo permitirían). Simplemente que realicéis más repeticiones con menor peso. Un adecuado descanso entre series, una modificación periódica de los intervalos de descanso, la realización correcta de los ejercicios e ir modificando los ejercicios según vas progresando son normas básicas a seguir para sacar el mayor provecho a tu entrenamiento de pesas.