Saltar al contenido

Cómo evitar los calambres

febrero 11, 2016

Si practicas deporte y sueles sufrir calambres, quizás necesites algunos remedios para evitarlos o al menos reducirlos en cierta medida, por lo que en este artículo te daremos algunas posibles soluciones a tomar para evitar los calambres y que puedas realizar tus actividades físicas de forma más segura y sin miedo a estas dolorosas contracciones.

Toma magnesio

La suplementación con magnesio es una opción que vale la pena probar, ya que hay buena evidencia de que puede aliviar los calambres musculares. El magnesio no sólo funciona sobre el músculo esquelético, sino que también actúa en el músculo liso de las vías respiratorias y los intestinos. Como resultado, a veces puede ayudar con el asma y en los casos de intestino irritable. Este mineral se puede tomar como un suplemento en una dosis de entre 400-1000 mg por día o también puedes consumir fuentes de alimentos ricas en este tipo de mineral. Los frutos secos son una de las mejores fuentes.

Consume quinina

La quinina se utiliza para tratar la malaria y también se ha descubierto recientemente que sirve para reducir los calambres musculares. Está claro que es eficaz en el desempeño de esta función. Sin embargo, puede tener efectos secundarios si se toma en exceso. El agua tónica india contiene quinina al igual que la lima. Sin embargo, la dosis normal usada medicinalmente para el tratamiento de la malaria es unas 100 veces mayor que el de un gran vaso de agua tónica. Como tal, el uso de agua tónica, que contiene quinina, debe ser lo suficientemente segura. Se han realizado numerosos estudios y al parecer el uso de agua tónica ayuda a reducir la incidencia de los calambres. Si los calambres son muy graves, y no responden a la tónica entonces hay píldoras que contienen una gran cantidad de quinina. Si haces uso de este tipo de fármacos entonces debes de tener cuidado e informarte bien de las dosis, ya que la quinina puede causar efectos secundarios graves en un número reducido de personas, especialmente en aquellos con afecciones cardíacas pre-existentes.

Estira diariamente

El estiramiento regular es sin duda uno de los mejores métodos aparte de que es muy fácil de realizar, por lo que vale la pena intentarlo si sufres de calambres regulares, ya sean nocturnos o durante las actividades físicas. Estira el músculo afectado poco a poco para evitar cualquier tipo de daño muscular. No trates de forzarte si te duele demasiado.

Hidrátate bien

Mantener una hidratación adecuada es importante si se quieren evitar los calambres. El consumo de bebidas que incluyan sales tales como el sodio, el calcio y el potasio en su mezcla también ayuda de forma efectiva a reducir el riesgo de padecer un calambre, ya que por la falta de estos; el musculo no puede enviar el mensaje muscular correctamente o por la falta de energía por parte de los músculos.

Conclusión

Si sufres de calambres no dudes en poner en prácticas algunas de los consejos listados anteriormente, un calambre es lo peor que le puede pasar a un atleta ya que puede perjudicarlo de cara a la competición.